Dejó las drogas y el alcohol, para soñar con ser un gran periodista

Choluteca,Honduras.

Edgar Davis Larios, es un joven de 16 años de edad, orginario del municipio de Apacilagua en el Departamento de Choluteca. Durante su infancia Edgar relata que fue un niño muy tímido y poco sociable ya que enfrentaba problemas de autoestima, pero ésto no sería lo más duro en la vida del joven.

A los 11 años Edgar, perdió a su padre quedandose solos ante el mundo él, su madre y sus dos hermanas. Luego de esto el joven se fue alejando de su família y en busca del calor y consuelo paternal, se lanzó a la calle cayendo en la adicción de las drogas y el alcohol.

Su madre lo matriculó en el colegio pero para Edgar el estudio era algo de poca importancia “No tenía una meta o un propósito. Entré al colegio por entrar, seguía en los malos pasos, no tenía un amor por mi vida” Dijo el joven.

Y en eso giraba la existencia de este chico, entre la calle, el rencor, baja autoestima y los vicios.

Pero un día una visita inesperada recibió Edgar sin pensar que esto cambiaría su vida. “Llegó un chavo a invitarme a la Red de Jovenes de Apacilagua y me pareció interesante y acepté” Recuerda con nostalgia.

Al aceptar incorporarse en éste grupo, Edgar recibió diversas capacitaciones y consejos sobre amor propio, y el efecto que las drogas y el alcohol causaban en su vida por parte de la Asociación de Mujeres Defensoras de la Vida.

Capacitaciones AMDV.

“Yo fui aprendiendo, fui tomando los consejos y enfocandome en la red, Yo tenía miedo hablar con los jóvenes, a medidas hiba enfrentando el proceso aprendí a desenvolverme y encontré el ser que tenía adentro y no quería sacar” Comentó Edgar.

Posteriormente ya encontrando sentido a su vida, formó parte de un grupo de teatro con los jóvenes de su comunidad convirtiendose en el director del mismo. Para éste tiempo sus vicios habían quedado a un lado.

Edgar recuerda que su pensamiento y postura machista desapareció gracias a las capacitaciones brindadas por La Asociación de Mujeres Defensoras de la Vida (AMDV) y comenzó a ayudarle a su madre con los quehaceres del hogar.

Edgar ahora pone mucho interés en su centro educativo donde actualmente cursa la carrera de Informática, pero asegura que sueña con ir a la Universidad y estudiar la Licenciatura en Periodismo ya que es su vocación.

Es así como gracias a la Asociación de Mujeres Defensoras de la Vida (AMDV) que la vida de Egdar dió un giro rotundo, ahora aconseja a los jóvenes de su comunidad y los invita a las actividades de la organización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s