COFADEH conmemora 37 años de lucha

Es una organización que encierra el dolor de muchas familias. No sólo de los desaparecidos de la temible década de los 80″, cuando se implementó en Honduras la Doctrina de Seguridad Nacional, sino de decenas de personas que han sido víctimas de la violencia de Estado hasta el día de hoy.

COFADEH es la suma de una gran deuda social y de justicia, que han tenido todos los gobiernos, no sólo el de Roberto Suazo, sino todos los subsiguientes, con algunos destellos de reinvindicación, el gobierno de José Manuel Zelaya Rosales. La justicia aún no alcanza a las familias de los detenidos desaparecidos, que sumaron más de 300, bajo las políticas implementadas por el general Gustavo Adolfo Álvarez Martínez y ejecutadas por varios cerebros asesinos, como el de Billy Joya Améndola.
37 años de COFADEH no sólo es una historia institucional, sino la mejor evidencia de un disfraz ridículo de democracia, donde se apagaba la voz de todo aquél que se atreviera a cuestionar el apego excesivo de los gobernantes a las medidas programadas por el imperio en nuestros países.
Después de 37 años, muchas madres ya murieron, con el dolor en sus corazones, de nunca haber conocido el lugar donde quedaron los cuerpos de sus hijos, sin poder tener la sensación de que se hizo justicia, de que los asesinos y los patrocinadores, pues hubo élites económicas que pagaron para subsidiar a los ejecutores, siguen impúnes, caminando por las calles del país donde el que atenta contra la vida es premiado.

COFADEH es esa huella imborrable de esas líneas que empezaron a escribir la desgracia que ha ido en aumento en Honduras. Desapariciones, torturas y muertes sin castigo. Es la evidencia, celosamente, guardada de los movimientos latinoamericanos luchando por su libertad. Voces alzadas, tan fuerte hoy como ayer. Así como la bota militar que camina imponente, en nuestros días, en los salones de las más altas cúpulas del gobierno actual.
COFADEH es un gran archivo viviente de la cara más triste que puede guardar un país. Pero es, también, la suma del valor y el esfuerzo de muchos, que hoy siguen enfrentando al mismo protagonista, el mismo, monstruo hambriento de saquear nuestros recursos
COFADEH del ayer y del hoy de las madres, padres, hijos, hermanos, sobrinos, nietos, amigos de quienes siguen enlistando en la tiranía de lacayos que buscan agradar a la voz del amo imperialista.
Gracias COFADEH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s